Bicentenario del Cardenal Payá. Hoy se iniciaron los actos


  20-12-2011 | Beneixama   |  Visitas:1446
Cultura

Beneixama

Se acaba de cumplir el segundo centenario del nacimiento del cardenal Miguel Payá y Rico, que fue obispo de Cuenca durante dieciséis años, desde 1858 hasta 1874, pues ese mismo año fue nombrado arzobispo de Santiago de Compostela, y once años más tarde, ya cardenal, como arzobispo de Toledo y Primado de España. En 1886 bautizó al Rey Don Alfonso XIII. Fue por tanto el último obispo de Cuenca que llegó al cardenalato, pues siglos anteriores lo hicieron otros, entre ellos Gaspar de Quiroga, en 1577, también como cardenal Primado de España.
Miguel Payá y Rico nació el 20 de diciembre de 1811 en la localidad alicantina de Benejama, del arciprestazgo de Alcoy, siendo ordenado sacerdote en Valencia, en 1836, donde estudió Filosofía y Teología. Fue párroco de su pueblo y profesor del Seminario y la Universidad valenciana.

En marzo de 1858 fue presentado como obispo de Cuenca, preconizado por el Papa Pío IX en junio, y consagrado como prelado en la Catedral de Valencia el 12 de septiembre de 1858. Tras tomar posesión de la Diócesis conquense el 6 de octubre, tuvo la entrada triunfal en Cuenca el día del Pilar, lo que supuso todo un acontecimiento en la ciudad.

En el comunicado que recibió el prelado Miguel Payá y Rico en Valencia se le decía que “la Diócesis de Cuenca es muy amplia. Tiene una extensión de 686 leguas cuadradas repartidas en ocho partidos judiciales: Belmonte, Cuenca, Cañete, Huete, Motilla del Palancar, Priego, Requena y Uclés. Entre villas, aldeas y lugares tiene 350 poblaciones con 250.000 habitantes”. Es decir, mayor número de población que más de un siglo después.
Además de los partidos judiciales, tenía doce arciprestazgos, entre ellos los de Requena, La Roda y Sacedón. Añadía el comunicado que “Cuenca es una ciudad de calles angostas, estrechas, torcidas y penosas, que ofrecen una subida muy trabajosa, aunque ya se han suavizado mucho. La ciudad tiene siete puertas y ocho puentes: seis sobre el río Huécar y dos sobre el Júcar. Tiene la capital 1.807 vecinos con 7.273 habitantes”.

Obispo número 62 de cuenca
El obispo Payá sucedió en la silla de San Julián, con el número 62, a Fermín Sánchez Artesero, que había fallecido en diciembre de 1855. Casi tres años estuvo Cuenca sin obispo, y antes de Payá fue designado el sacerdote Liberato Fernández García, que renunció al Obispado. Durante los 16 años en la Diócesis conquense, Miguel po Payá y Rico la recorrió dos veces en carruaje, y de las once parroquias que había (Santiago, San Pedro, San Miguel, Santa Cruz, San Salvador, San Esteban, Santa María, San Martín, San Andrés, San Juan y Santo Domingo), las redujo a tres en 1860: Santiago, El Salvador y San Esteban. Datos publicados por Domingo Muelas en su “Episcopologio Conquense 1858-1997”.

Al prelado Payá y Rico le tocó vivir el tristísimo episodio del “Saqueo de Cuenca” del 15 de julio de 1874, cuando ya había sido nombrado arzobispo de Santiago, relato que Pérez Galdós hace en sus Episodio Nacionales. Como obispo de Cuenca participó en el Concilio Vaticano I, donde defendió “La infabilidad del Papa como dogma de fe”. Un obispo sabio que iba para cardenal.









HAZ CLICK AQUÍ PARA VER EL VÍDEO


Opine sobre esta noticia haciendo clic [aquí]

Comentarios a la noticia:

Lo más visto en Beneixama

Recogida de productos por los Labradores de Beneixama para el Asilo de Villena

Nerea Ivorra, perteneciente al Club Bádminton Benejama, ha sido convocada para representar al equipo nacional en la 'Total BWF Uber Cup Finals 2020'


Contactar    |    Aviso Legal    |    Protección de datos y privacidad    |    Empresa    |    Publicidad    |    Licencia TDT    |    Zona de cobertura

Síguenos en


Sempre teua. La teua llengua.