Actualitat de l´Alt Vinalopó, el Vinalopó Mitjà, l´Alcoià, El Comtat i l´Alacantí
Alacant

LA UNIÓ denuncia que en los últimos veinte años los pueblos en riesgo de despoblamiento de la provincia de Alicante han perdido 2.336 explotaciones y 4.559 hectáreas de cultivo

Un estudio elaborado por LA UNIÓ de Llauradors revela que las 29 poblaciones en riesgo de despoblamiento en la provincia de Alicante han perdido a lo largo de los últimos veinte años un total de 2.336 explotaciones, lo que supone un 52,5% menos, y 4.559 hectáreas de cultivo, el 27% menos que hace dos décadas.

La organización ha comparado la variación del número de explotaciones y de superficie de cultivo a través de los censos agrarios oficiales comprendidos entre el año 2020 y 1999 de los pueblos con riesgo de despoblamiento del territorio valenciano. También ha utilizado para su estudio el ”Informe sobre el medio rural” del CES-CV de julio de 2020. La variación de cifras del estudio puede variar al alza o a la baja con la actualización de los últimos dos años, de los que no se conocen datos.

Del conjunto de los datos analizado por LA UNIÓ, se desprende que la población en los 172 municipios de la Comunitat Valenciana con riesgo de despoblación con 78.862 habitantes solo representaba el 1,58% del conjunto de la Comunitat Valenciana. Sin embargo, si se analiza el número de explotaciones agrarias existen 15.038 en esas localidades, lo que supone el 15% del total, cifra que demuestra la gran importancia de la agricultura y la ganadería en esas zonas.

Los pueblos en riesgo de despoblamiento representan el 31,8% de las 542 localidades de la Comunitat Valenciana. La provincia de Alicante cuenta con 29 municipios, el 20,6% del total del territorio valenciano. En el análisis provincial vemos que la provincia de Alicante ha disminuido en 2.336 explotaciones (el 52,4%) y 4.559 hectáreas menos (el 26,9%). La comarca con más poblaciones en riesgo de despoblación en la provincia de Alicante es el Comtat con 14.

Los datos demuestran que la falta de políticas o la ineficacia de estas ha provocado que la gran mayoría de las localidades en esta situación sigan perdiendo población y también uno de los motores para evitar su vacío como es la actividad agraria, puesto que el abandono de explotaciones y superficie sigue al alza. Carles Peris, secretario general de LA UNIÓ, señala que el objetivo del estudio es alertar de que “hay que dar pasos más firmes pues las actuales políticas no están sirviendo para evitar la pérdida de explotaciones y de superficie agrícola de una actividad que es clave para evitar el despoblamiento”.

En este sentido, LA UNIÓ propone que se establezca una intervención territorial para dar apoyo a los cultivos de secano tradicionales y de baja rentabilidad (olivar, frutos secos, viña y cereal), con el objetivo de mantener una actividad económica en zonas con riesgo de despoblamiento.

Del mismo modo la organización solicita incentivos fiscales ambiciosos (fiscalidad diferenciada) para los territorios con riesgo de despoblación que induzcan a particulares y empresas a permanecer en el territorio o a radicar ex novo su domicilio allí.

Así mismo propone que los ayuntamientos de poblaciones en riesgo de despoblación establezcan el mínimo tipo impositivo aplicable en el IBI para todas aquellas construcciones e instalaciones necesarias para el desarrollo de actividades económicas ganaderas y que estos ayuntamientos sean compensados en su reducción de ingresos por parte del Gobierno.

También aboga por conceder ayudas para el alquiler de viviendas para familias con hijos e hijas menores de 16 años que quieran residir en municipios con riesgo de despoblación. Otras propuestas de LA UNIÓ pasan por la exención general de las tasas de precios públicos para empresas y emprendedores en zonas con riesgo de despoblación, a través de una compensación a las administraciones locales que la aplican.

Gráfica en pdf


Notícies relacionades:

276