Actualitat de l´Alt Vinalopó, el Vinalopó Mitjà, l´Alcoià, El Comtat i l´Alacantí
Alcoi

Artículo sobre “Alcoy Industrial y el Estudio de viabilidad del FFCC a Alicante”, por Enrique Masiá Buades. Presidente de Alcoy Industrial

Por Enrique Masiá Buades. Presidente de Alcoy Industrial

En los recién aprobados presupuestos 2024 de la Diputación de Alicante se ha incluido una
subvención a la Asociación LHIAi- Alcoy Industrial, destinada a realizar el estudio de la viabilidad
de unir Alcoy con Alicante por ferrocarril.

Este hecho ha merecido incomprensibles críticas por parte de significativos miembros de
nuestro Gobierno Municipal, expresadas tanto en los medios locales de comunicación como en
los Plenos del Ayuntamiento.

Ante la reiteración de las mismas, nos vemos en la necesidad de explicar, ante la opinión pública,
tanto las razones que nos han llevado a impulsar el proyecto, como la idoneidad de una
Asociación cívico cultural sin ánimo de lucro, como es Alcoy Industrial, para recibir dicha
subvención; con el fin de poder encargar la realización del estudio a una empresa de ingeniería
altamente especializada en estudios y proyectos de grandes infraestructuras de comunicación
y de obra civil.

Empecemos por el final. Tal como rezan nuestros Estatutos, y como hemos declarado desde el
primer momento de nuestra fundación, el lema de Alcoy Industrial, el que guía todas nuestras
acciones, es “poner en valor el Legado Histórico Industrial de Alcoy y su Entorno”.

Y así lo indicamos claramente en el Artículo 4º – Fines: “… con el fin de mantener vivos sus valores
en el imaginario colectivo de sus habitantes y, en especial, de las nuevas generaciones.
Subrayando especialmente la importancia del valor innovador del espíritu empresarial y de
la ética del esfuerzo y del trabajo bien hecho, como vectores que … permitan alcanzar un
adecuado nivel y calidad de vida de los habitantes de estos territorios”.

Indicando en el Punto 2 del Artículo 5º – Actividades, las acciones para conseguirlo:

#2 Preparar proyectos de creación de valor y / o de creación y difusión del conocimiento
histórico territorial.

Es decir, estudiamos y difundimos, sí, nuestra historia industrial, pero no sólo en su aspecto
meramente académico y literario, sino también para proyectarla hacia el futuro. Lo que viene
recogido en nuestra carta fundacional, – revisada por la administración competente, verificando
su adecuación respecto a la vigente Ley de Asociaciones, trámite necesario para que Alcoy
Industrial fuese inscrita en el Registro de la Generalitat Valenciana, – por lo que estamos
absolutamente legitimados para promover, desde la sociedad civil, proyectos de creación de
valor que tengan por fin la mejora del nivel y la calidad de vida de los alcoyanos, así como el de
los habitantes de estas comarcas.

Y… ¿alguien duda de que una conexión directa de Alcoy con Alicante no será, cuando se consiga,
una importante mejora del nivel y de la calidad de vida de todos nosotros? Razones no faltan:
• Es el transporte público que beneficia a todos, pero en especial a los colectivos menos
favorecidos: los estudiantes, los ancianos, las personas de bajo poder adquisitivo, etc.
• Es el medio de transporte medioambientalmente más sostenible.
• Es la medida que garantizará el futuro de la línea Alcoy-Xàtiva-Valencia, para siempre.

Sabemos que nuestra orografía no hace fácil el proyecto, pero si hace unos cien años, una
compañía privada, de capital mayoritariamente inglés, fue no sólo capaz de proyectar, sino de
construir, a su costa, sin subvención pública alguna, toda la infraestructura de obra civil, con 20
túneles y 7 viaductos… Con las tecnologías y medios actuales, ¿quién se cree que no es posible
realizar hoy la tan deseada conexión? Y, para los escépticos que duden de su financiación, sólo
hay que recordarles la ingente cantidad de Fondos que va a destinar la Unión Europea, en los
próximos años, para fomentar el FFCC como medio público de comunicación social de gran
eficiencia energética, dentro del Programa CEF (Connecting Europe Facility / Mecanismo
Conectar Europa). Las Redes de Cercanías, en las que encajaría perfectamente el proyecto,
están especialmente incluidas en este Programa CEF.

La idea, en modo alguno improvisada – sólo cabe recordar al respecto las conferencias que
hemos promovido, en los últimos años, desde el Foro Alcoy Industrial, – ha obtenido siempre la
misma respuesta por parte de los ingenieros especialistas en la materia: “El proyecto es difícil
pero no imposible. Si hay voluntad política, se puede hacer”. Y todos sabemos que la voluntad
política depende, esencialmente, de la demanda social. Y ese, y no otro, – como parecen pensar
los críticos, – es nuestro objetivo: que se demuestre la viabilidad técnica y, sobre todo, la social,
de un ferrocarril de Alcoy a Alicante. Que no sólo unirá estas dos ciudades tan próximas y tan
lejanas a la vez, sino que vertebrará el eje interior Norte – Sur de la Comunidad Valenciana, al
unir las capitales de Valencia y Alicante por el interior, con una red de estaciones en ciudades
cuyas poblaciones suman más de dos millones de personas. Este último es el argumento
principal que hemos usado en múltiples ocasiones y que, consideramos, fue el que convenció a
los responsables de la Diputación de Alicante, en la anterior legislatura y en ésta, para respaldar
económicamente el estudio del proyecto.

Y a la pregunta de “¿cómo ésa asociación cultural va a hacer este tipo de proyecto?”, insinuación
en la que podemos entre leer tanto dudas de la capacidad técnica de Alcoy Industrial para
ejecutar el estudio, como sospechas de que la dotación económica de la subvención sólo es una
tapadera para que nuestra Asociación reciba una inyección económica importante, debemos
manifestar:

1) La propuesta inicial que se hizo a Diputación era que fuese esta misma institución la
responsable de encargar el referido estudio, pero desde la propia intervención de la entidad
provincial se sugirió, como más rápida y operativa, la concesión de una subvención. Así se ha
instrumentado. Y por ello, hemos estado evaluando las opciones – que se pusieron sobre el
tapete de Diputación – de las diferentes oficinas de ingeniería civil valencianas que tienen la
clasificación necesaria, acorde con las exigencias que tiene el conjunto de las
administraciones públicas, para un tipo de estudio como éste. El importe de la subvención
solicitada será destinado a satisfacer el importe concertado con la ingeniería, más el IVA
correspondiente. Alcoy Industrial actúa meramente de promotor del estudio y de
intermediario de su realización y difusión.

2) En lo referente a que la subvención pueda ser una significativa inyección económica a
nuestra Asociación con el fin de mantenerla viva, siguiendo la “política de amiguetes” que
envenena el espacio público alcoyano, valenciano y español, podríamos responder aquello
de que “cree el… “. Pero nos limitaremos a afirmar lo que nuestros 120 socios saben
perfectamente, a través de nuestra rendición de cuentas anuales a la Asamblea. Alcoy
Industrial fue diseñada y organizada, desde el primer momento, bajo una política de
economía austera, sin gastos fijos, de manera que su normal funcionamiento depende única
y exclusivamente de las cuotas de sus socios. ¿Cuántas Asociaciones alcoyanas, incluyendo
las mayores y más conocidas entre ellas, pueden decir lo mismo? Gozamos así de una
economía modesta, pero saneada. Y las subvenciones que solicitamos siempre han sido para
proyectos concretos, que previamente hemos trabajado y elaborado de tal forma “que sea
muy difícil decir que no”, a la propuesta escrita de los mismos. Y el Ayuntamiento es testigo
de lo que decimos. Aunque entendemos que esta iniciativa e independencia de una entidad
de la sociedad civil pueda molestar a más de uno.

Consideramos haber dejado claro públicamente el tema, pero estamos a disposición de todo
responsable institucional para aclararle cualquier otro detalle que nos hayamos podido dejar en
el tintero.


246